El vocalista y guitarrista de Kiss, que ya condenó sin ambages el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis que ha desatado una ola de protestas antirracistas dentro y fuera de Estados Unidos, ha vuelto a poner de manifiesto su implicación social. Esta vez ha sido para cargar contra Donald Trump por haber sugerido que la agresión de un policía de Buffalo a un ciudadano de 75 años, que quedó sangrando e inconsciente en el suelo, podría ser un montaje de los “antifa”.“Tener al Presidente de los Estados Unidos difundiendo esta locura es más aterrador que despreciable. Nosotros somos mejores que esto. En el caso de que algunos de vosotros no hayáis oído las últimas, considerad esta como una llamada a despertar”, tuiteó Paul Stanley, aunque poco después borró la publicación.

En su lugar, el frontman de Kiss divulgó otro tuit que rezaba: “He borrado mi último tuit puramente porque nunca puedo ser la fuente de una verdadera conversación o intercambio de puntos de vista. En vez de incitar a una situación en la que no puede haber un verdadero toma y daca, ¡espero que todos encuentren claridad para sus perspectivas, vivan moralmente y voten!”

También en Twitter, Donald Trump tildó de “provocador antifa” a Matin Gugino, el ciudadano septuagenario cuya agresión a manos de la policía de la ciudad al norte del Estado de Nueva York protagoniza el vídeo que ha dado la vuelta al mundo. Se hizo eco también de la teoría divulgada por un anónimo en un blog conservador de que el agredido, que tuvo que ser hospitalizado, estaría tratando de interrumpir las comunicaciones policiales con un dispositivo electrónico. En el mismo tuit, que ha ocasionado una avalancha de críticas en Estados Unidos, el presidente espetó: “Lo he visto, ha caído más fuerte de lo que fue empujado. Estaba escaneando (comunicaciones policiales). ¿Podría ser un montaje?”.