Marilyn Manson regresa tras tres años de silencio con “We Are Chaos”, un disco cuyo título, pese a haber sido ideado antes del inicio de la pandemia, refleja a la perfección la conclusión en la que se baña la situación actual del planeta. Manson oferta diez temas maduros, intimistas y sorprendentes en los que se conjugan multitud de estilos distintos.

Todos sabemos que Marilyn Manson es un artista cuya máxima es no pasar desapercibido cuando hace algo, y en esta ocasión ha vuelto a sorprendernos, y además de forma grata.

Tres años han pasado desde su último lanzamiento, “Heaven Upside Down”, un trabajo con el que volvió a cosechar buenas críticas, llegando a situarse dentro del Top Ten de las listas de éxitos de algunos países. Ahora, con “We are Chaos”, el falso niño perdido de “Aquellos maravillosos años” consigue convencernos a base de canciones dispares, pero cargadas de solidez envenenada. Manson no renuncia a la ira comprimida que albergan grandes éxitos del pasado como “Antichrist Superstar” (96) o “Holy Wood” (00), y el corte que da comienzo al álbum, “Red, Black And Blue”, se encarga de certificarlo. Sin embargo, la mayor parte de sus temas se muestran mucho más accesibles y reflexivos que hasta ahora, fieles reflejos de los fantasmas que acompañan al artista en su día a día. Si la verdad es que este genio iconoclasta oscuro se encuentra cerca de darle un abrazo apasionado al pop, lo cierto es también que la imagen que se genera no defrauda en absoluto. Manson sabe transigir la oscuridad con un armazón instrumental que en casos como “Don’t Chase The The Dead” o, sobretodo, “Paint You With My Love”, puede llegar a recordarnos hasta a una suerte Suede salpicados de oscuridad gótica.

El disco en términos netos se muestra convincente, opaco, y muy personal en comparación con apuestas anteriores, y es que la misantropía que Manson ha heredado de otros artistas como Boyd Rice tiene mucha presencia en “We Are Chaos”. El propio músico confesaba: “Al hacer este disco tuve que pensar en mí mismo: ‘Domesticar tu locura, coser tu traje. Tratar de fingir que no eres un animal’, pero sabía que la humanidad es el peor animal de todos. Practicar misericordia es como hacer un asesinato. Las lágrimas son la mayor exportación del cuerpo humano”.

Cabe destacar que gran parte del impacto que “We Are Chaos” genera al ser escuchado proviene de la encomiable producción llevada a cabo por el gran Shooter Jennings, que en colaboración con el propio Manson ha ideado una catedral sonora insuperable.