Diego Armando Maradona murió este miércoles tras sufrir un paro cardiorrespiratorio en el barrio San Andrés, en el partido bonaerense de Tigre, donde se había instalado días atrás luego de la operación en la cabeza a la que fue sometido por un hematoma subdural. El 30 de octubre había cumplido 60 años.

Maradona se descompensó mientras dormía y alrededor de las 11.30, cuando fueron a despertarlo, ya no reaccionó a los intentos de reanimación, indicó la Fiscalía General de San Isidro en base a los testimonios tomados en su entorno. La misma fuente detalló que la última vez que lo vieron con vida fue a las 23 horas del martes. 

El campeón mundial en México 1986 había sido operado de un coágulo en la cabeza a principios de noviembre.
Según el resultado preliminar de la autopsia difundido en la noche de este miércoles, sufrió una "insuficiencia cardíaca aguda, en un paciente con una miocardiopatía dilatada, e insuficiencia cardíaca congestiva crónica que generó edema agudo de pulmón".

La autopsia se realizó a partir de las 18 en el Hospital de San Fernando. Minutos antes de las 23, una ambulancia con el cuerpo de Maradona dejó ese lugar en la zona norte del Conurbano e inició el traslado hacia la Ciudad de Buenos Aires, en una caravana custodiada por la Policía. Muchos vecinos salieron a las calles para despedir al ídolo con aplausos durante el recorrido. 

En los últimos días, su familia y entorno habían notado a Maradona "muy ansioso y nervioso", por lo que se había reflotado la idea de trasladarlo a Cuba para su rehabilitación, donde ya había pasado unos años luchando contra su adicción a la cocaína.

Al mismo tiempo, desde Presidencia de la Nación indicaron que Alberto Fernández decidió decretar tres días de duelo nacional a partir de este mismo miércoles.