Las giras pueden ser algo complicado, con mucho estrés propio de organizar algo tan complicado, sumado a la presión de dar tu mejor versión en el escenario. Pero puede ser incluso más duro si la gente con la que compartes carretera está en constante conflicto contigo.

Algo así le pasó a Mike Patton y sus Faith No More. El grupo se fue de gira en 1992 invitados por Guns N’ Roses y Metallica, para quienes abrían cada noche. Cabe decir que la experiencia no fue del todo placentera, ya que la banda de hard rock tenían fama de realizar bromas y puñetas continuas a las bandas que les hacían de teloneros, desde Mötley Crüe a Soundgarden.

Para Patton la broma fue demasiado insoportable y un día decidió devolvérsela. El cantante recordó la anécdota en una conversación con Scott Ian, guitarrista de Anthrax, en un podcast brasileño.

Un día estaba muy aburrido. Era un fastidio ir de gira con esos tipos, odio decirlo. Nos trataban como una mierda. Nos pagaban muy bien, pero estábamos realmente, todos los días, buscando algo jodido que hacer.

Así que un día, simplemente me la saqué y oriné en todo su teleprónter.